La Luna de Moscú

Relato erótico: Mis primeros pasos como escort profesional

Me llamo Lidia, soy escort  y tenía 21 años cuando me convertí en lo que soy ahora. Trabajaba en un stand de bisutería dentro de un centro comercial por las mañanas y por las tardes iba a clases. Un día apareció en el stand Pablo. Era guapo, moreno y vestía bien. A la semana siguiente volvió y charlamos un rato. Era dueño  de una fábrica de muebles. Me dijo que quería proponerme algo, quería que yo fuese una especie de relaciones públicas, que llevase a los clientes y distribuidores a cenar, que les enseñase la ciudad. Mi función era que, el tiempo que tuvieran que estar por la zona, cuando acabara el trabajo, fuera lo más agradable posible. Me ofreció una cantidad mayor a la que ganaba con la bisutería, y así fue como empecé. Por regla general les recogía en el hotel donde se hospedaban y, en un par de ocasiones, la noche se calentó y acabé con ellos bajo las sábanas. Mi sueldo llegaba puntual, una vez un poco más engrosado de lo normal, y, en una segunda ocasión, con una cantidad que casi duplicaba a la correcta. Yo nunca había vuelto a ver a Pablo, todo lo hacía a través de su secretaria, así que la llamé y le comenté  que debía haber un error en mi nómina. Yo a veces fantaseaba con él, con Pablo, y me sentía un poco tonta porque, aunque siempre había sido amable y abierto conmigo, nunca mostró una actitud que invitara a algo más. Cómo siempre he sido tetona y atractiva, estaba acostumbrada a que los tíos me adularan, pero Pablo me desconcertaba. Por fin un día llamó y quedamos. Estuvo simpático y relajado, se interesó por mi trabajo y, cuando ya habíamos terminado una botella de vino, me dijo que quería darme un consejo. Me explicó que mis funciones solo eran de acompañante, y yo pensé que me estaba echando la bronca por haberme liado con algún cliente. Rápidamente él me leyó el pensamiento y se rió abiertamente.

-Ay Lidia, eres tan dulce…

Entonces me explicó que el dinero extra que estaba en la nómina con concepto de “gastos”, era el pago por mis servicios. Que así funcionaba en todas las ciudades, él ponía a la acompañante, y cada “extra” se lo pagaban ellos a parte. Yo quise hacerme la indignada, pero no pude. Nadie me había obligado a nada, y no quería decepcionar a Pablo. Me dijo que aprovechara la ocasión, que ganara dinero, y que él podía enseñarme algunos trucos. Se anticipó a mis dudas:

– Lidia, esto es algo bonito y discreto. Cuando quieran una escort amateur económica ya saben donde encontrarla. Tú sólo harás lo que te apetezca.

Esa misma noche empezaron las clases particulares con Pablo. Con él experimenté el sexo anal por primera vez, y mejoré mis habilidades en el sexo oral. También aprendí cómo y hasta dónde dar placer sin condón, pero sin ponerme en peligro, y supe lo que es un beso negro. Pero nunca había beso con lengua. Yo le buscaba, desesperada, muerta de deseo mis labios se lanzaban a los suyos pero él siempre los rechazaba.

Yo probaba mis habilidades con los clientes, todo para impresionarle a él, para estar a la altura. Me corría durante largos períodos de tiempo, a veces de forma angustiosa, sabiendo que los ojos de Pablo me observaban complacidos. La noche que me explicó lo que era la lluvia dorada yo estaba muy excitada. Se había pasado toda la tarde conmigo, en un museo. Sin tocarnos, sin rozarnos, sin mostrar el más mínimo interés en mi cuerpo. Yo ardía. Cuando llegamos al hotel empezó a comerme el coño, yo estaba ya muy mojada antes siquiera de empezar, fue intercalando su lengua y sus dedos en un ritmo creciente y cuando notó que iba a correrme apuntó con su polla a mi ombligo. Yo esperaba su corrida pero fue mucho mejor que eso. La explosión en mi cuerpo fue tan física, tan fuerte, que no podía dejar de gemir. El contacto del chorro de su orina caliente sobre mi abdomen prolongaba los latigazos de placer y sentía mi sexo contraerse con brutalidad.

Encuentra tu escort independiente o de agencia en www.lalunademoscu.com

señoritas de compañía  en España www.lalunademoscu.com  … los mejores anuncios eróticos, escorts y señoritas de compañía  en Barcelona, escorts y señoritas de compañía en Madrid, escorts y señoritas de compañía en Valencia, escorts y señoritas de compañíaen Bilbao , escorts y señoritas de compañía independientes y de agencia, señoritas de compañía baratas, escorts de lujo en Barcelona, Madrid y toda España, pasión, señoritas de compañía baratas , barato , económico.

Publicaciones relacionadas: