La Luna de Moscú

Las fantasías sexuales que encienden a los hombres

Las fantasías son la base de nuestra existencia sexual. Sin ellas tendríamos una vida sexual bastante aburrida.

La visión mental de un escenario más que perfecto, imaginando que estás en el acto le da a uno una intensa sensación de excitación, deseando nada más que estar en ese momento de verdad. La verdadera belleza de las fantasías es que son personales para ti, nadie necesita saber de ellas a menos que quieras compartir la experiencia y cumplir tus fantasías a la perfección, así que no importa lo pervertidas o sucias que puedan ser, están incrustadas en tu mente solamente, sólo tus ojos pueden prever una fantasía tan hermosa; despertando únicamente tus sentidos.

Las fantasías varían de una persona a otra; no hay dos personas iguales (la fantasía puede ser similar pero los escenarios son muy diferentes) cuando se trata de sentimientos sensuales que sin duda te envían al límite para obtener ese placer final que tanto deseas. La perfección es diferente a los ojos de todos, desde las mujeres con vestidos de goma y látex, látigo en mano listo para dominar cada centímetro de tu cuerpo, hasta la colegiala sumisa y traviesa inclinada a tu merced esperando ser castigada por ser una chica mala. las tanasías de las mujeres también son muy variadas; hay muchas mujeres que sueñan con adolescentes sucios y calientes dispuestos a satisfacerlas. Igualmente los hombres son grandes amantes de  mujeres madura que les abre un mundo de nuevas experiencias.

La excitación sexual es tan diferente que es casi imposible enumerar todos los factores: el secreto de la fantasía perfecta es crear una “historia” o “escenario” mental en tu cabeza, con la idea de involucrarte en una historia o escenario con un individuo que marque todas las casillas correctas para ti sexualmente. La chica inocente de la oficina, una compañera de trabajo sexy, la vecina irresistiblemente sexy o incluso el jefe. De ahí la gran excitación. La pregunta que queda es hasta dónde estás dispuesto a llegar. Bueno, es una fantasía, tu mente y tu cuerpo son completamente libres de fantasear a gusto.

Crear un mundo de fantasías sexualmente gratificantes durante horas y horas. Nunca sabes cuando tus sueños pueden hacerse realidad…

Publicaciones relacionadas: