Descubre el 'pegging': cuando es ella la que penetra

Descubre el 'pegging': cuando es ella la que penetra

¿Qué es el pegging?

Las estadísticas revelan que cada vez hay más parejas heterosexuales que experimentan con esta práctica sexual. Un experto explica por qué está transformando las relaciones (y los orgasmos) de hombres y mujeres.

No es una palabra que se escuche todos los días o, bueno, en absoluto. ¿Has oído hablar del pegging?

Las nuevas estadísticas han revelado que es la última tendencia sexual que arrasa en las habitaciones y en los foros de Internet. ¿Te apetece probar algo nuevo, mezclar un poco las cosas o aventurarte sexualmente en un territorio desconocido con tu pareja?

¿Qué es el pegging?

Según el terapeuta sexual y autor de She Comes First Ian Kerner, PhD, el pegging es un término que fue acuñado por primera vez por el columnista de sexo Dan Savage. Para los no iniciados y más inocentes entre ustedes, es la palabra utilizada para describir el sexo anal en parejas heterosexuales. Estereotipadamente, se refiere al sexo en el que el chico está en el extremo receptor de la penetración anal y la pareja femenina lleva un consolador con correa para llevar a cabo la penetración.

En otras palabras, el pegging consiste en que un hombre sea penetrado analmente por una mujer que lleva un consolador con correa.

Aunque el término tiende a usarse en un contexto heterosexual, el pegging también es disfrutado por parejas lesbianas, trans y gender-queer.
Ofertas de juguetes sexuales que no te puedes perder...


¿Cómo se ha popularizado el pegging

La cultura popular ha ayudado a poner este movimiento sexual en el mapa del kinky. Ya en 2015, la comedia estadounidense Broad City, que sigue las hazañas de dos mujeres neoyorquinas del milenio, presentó a una de las protagonistas penetrando a su enamorado de toda la vida.

El pegging también hizo un cameo en un montaje de sexo en la exitosa película de superhéroes Deadpool, en la que Ryan Reynolds se apuntó al equipo masculino progresista. Incluso hay un hilo de Reddit con 34.000 usuarios dedicado a este movimiento sexual, en el que se publican desde consejos sobre el uso de los arneses hasta selfies para celebrar que lo hemos conseguido.

¿Quién ha probado el pegging?

El 10% de las 1.000 mujeres encuestadas por Lovehoney admitió haber penetrado a su pareja y una de cada diez dijo que le gustaría probarlo. Según la web, el aumento de las ventas de arneses se debe en gran medida a que las mujeres heterosexuales los compran para usarlos con sus amantes masculinos.

¿Por qué probar el pegging?

Según Ian, gran parte del atractivo del pegging tiene que ver con el placer de la próstata masculina. Cuando un hombre está siendo penetrado, la próstata, que ha sido llamada el "punto G masculino", se estimula, lo que conduce a una mayor satisfacción sexual. Para que lo sepas, la próstata es una glándula del tamaño de una nuez situada justo debajo de la vejiga masculina a la que se puede acceder fácilmente mediante la penetración anal.

Pero, curiosamente, cree que los placeres psicológicos del pegging rivalizan con los físicos (y posiblemente los trascienden). Afirma que "el cambio y la subversión de los roles de género, el juego de poder y la novedad de que una mujer lleve un pene pueden excitar enormemente a un hombre".

Además, señala que probar cualquier movimiento sexual nuevo puede ser bueno para la relación. La novedad estimula la transmisión de la dopamina, un neurotransmisor que desempeña un papel importante en la excitación sexual. Por eso, si tu vida sexual se está volviendo un poco familiar, los nuevos movimientos sexuales -entre los que se incluye el "pegging"- son una forma de hacer fluir la dopamina".

La Dra. Gayle Brewer, psicóloga especializada en comportamientos sexuales y relaciones de pareja de la Universidad de Liverpool, está de acuerdo. Abandonar los estereotipos sexuales asociados al género y la sexualidad puede ser liberador. Tradicionalmente, tenemos la idea de que el papel del hombre es tomar el control sexual, y que las mujeres son más sumisas en el dormitorio".

Un acto como el pegging puede ser un interesante recordatorio para los hombres de lo vulnerables que pueden ser las mujeres durante el sexo, y de la confianza que están depositando en el hombre cuando tienen relaciones sexuales (vaginales o anales) con ellas".

Gayle añade que compartir abiertamente las fantasías sexuales -incluso si no se llevan a cabo- es un signo de una relación positiva y saludable. Permitir a los hombres la capacidad de decir que no quieren tener el control todo el tiempo -que les gusta que su pareja femenina inicie la actividad sexual- y, del mismo modo, permitir que las mujeres se sientan capacitadas para tomar el control y no sentir que el sexo es algo que les sucede es un gran nivelador", dice el Dr. Brewer.


up